LA ÓPERA SERIA

robert schiff

LA ÓPERA SERIA

Para unos pocos es el sancta sanctorum de la música, el deleite mayor del mundo, la audición más sublime y más veneranda; para una gran parte de los mortales un ruido extraño que casi molesta, unos gritos agudos que hieren el tímpano del oído, un estruendo orquestral; para el mundo elegante el espectáculo de moda, el ramo de lujo, de rigor en el presupuesto de toda persona que aspire á ser considerada comme il faut.

La ópera es un pretexto para exhibir las damas sus vestidos, sus galas y sus brillantes; su correcta tenú los pollos; su porte diplomático los gallos.

Por otra parte, es un espectáculo que puede presenciarse á telón corrido, sin que sea necesario guardar absoluto silencio. Puede hablarse perfectamente con la dueña adorada de nuestros pensamientos enamorados, y la mujer que nos ama ó nos finge amor goza del privilegio de marearnos á sus anchas entre el perfume de sus esencias, el resplandor de sus joyas y la tentadora blancura de sus escotes.

Poco importa que el tenor ó la diva den notas sublimes ó gallos desgarradores; para la mayor parte del público pasan del todo desapercibidos, porque no escucha otra voz que la del adorado ó simpático amigo, espectador ó espectadora que tiene á su lado, y cuyo acento escucha en unas ocasiones como una música celestial ó como una infernal en otras. O queda dulcemente impresionado por la dulzura de tanta palabra de miel como oye, ó imposibilitado de apreciar ninguna nota agradable por las salidas de tono de su bella ingrata.

Lo cierto es que los empresarios de ópera seria hacen su agosto en cualquier mes del invierno ó del otoño y tienen llenos sus teatros, como ocurre ahora.

Eso es lo positivo, aunque no he conocido un solo empresario de ópera que me haya confesado ingenuamente sus ganancias.

Todos ponen el grito en el cielo y se quejan de su pícara suerte; pero reinciden. Les pasa en esto lo mismo que al público, que nunca está contento de los artistas y acude á oirlos todas las noches que puede, pagando más que por ir á otro teatro en que se rinda culto al arte dramático nacional.

Cosi va la ópera seria.

PEDRO SAÑUDO AUTRAN

Publicado en su obra

NARRACIONES ESPAÑOLAS Y AMERICANAS, 1886

Segunda parte.

Narraciones y artículos.

sep2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s