LA MUJER Y LA POESÍA

mujer1901

Hay un algo en el mundo que tiende siempre hacia la mujer.

Una cadena invisible, un fluido misterioso le acerca á ella. Pero es un algo impalpable, ideal, completamente opuesto al materialismo.

Es un punto intermediario entre Dios y su criatura, entre el cielo y la tierra, entre el placer y el dolor.

¿Habéis visto en una de aquellas oscuras y tempestuosas noches de verano, abrirse de repente una nube y mostraros en medio de un trozo de azul purísimo una lejana estrella?

¿Verdad que después de haber asistido con terror á aquella espantosa crisis de la naturaleza, el brillo tímido y misterioso de aquel astro perdido entre la tempestad, hace gritar vuestra alma á impulsos de una emoción desconocida?

¡Oh, no digáis, que no, porque mentiríais; yo misma lo he experimentado! Aquella pobre estrella, quizá la mas insignificante de todas ¡es tan bella á vuestros ojos!

Colocad en el lugar de la estrella á ese algo que acompaña siempre á la mujer.

¿Queréis saber su nombre? Es la poesía.

La mujer en su ligero paso por la tierra va siempre rodeada de poesía. ¡Como no ser así, si la lleva en su propio corazón! ¡Oh, poesía, con nadie podías formar un conjunto mas armonioso que con la mujer! Separados, nunca llegaríais á constituir un todo. Solo seriáis una mitad, un algo incompleto, flor sin aroma, pájaro sin alas, día sin sol.

¿Qué es la mujer? Una perla caída del cielo en el mar del mundo. Viene á derramar luz, amor, pureza, encantos.

¡Pobre perla si cae en poder de un artífice torpe! En sus manos pierde el brillo y la pureza y acaba por ser solamente un reflejo de lo que fué una sombra de lo que debía ser.

¿Quién conocería así á la mujer? ¡Ay! cuantas perdieron su virtud al respirar una atmósfera emponzoñada. Fueron débiles, murieron, lloremos ante su tumba. Aunque culpables, debemos lamentar su fin. A los criminales se les llora, á los buenos se les envidia. Quien dice mujer, dice poesía; quien dice poesía, dice amor. La poesía es un idioma casi desconocido, enriquecido con voces de todos los demás. Muy pocos dicen que lo comprenden, pero en cambio muchos se jactan de poseerlo, ¡cuando no hacen mas que destrozarlo! Es una flor cuya delicada esencia pasa desapercibida para los tontos, es un canto melancólico que, perdido allá á lo lejos, llega débilmente hasta nosotros. ¡Qué finos han de ser los oídos para percibirlo distintamente!

¡Hay tanta distancia del cielo á la tierra! ha de cruzar tantas y tan variadas atmósferas que al llegar á nosotros ya no es mas que un eco dulce que casi se pierde entre las mil armonías de la creación.

¿Habéis visto á un pájaro cruzar rápidamente el espacio y detener su carrera en el cáliz de una flor?

La poesía es el pájaro, la flor el corazón de la mujer. Mujer y poesía, son unánimes: poesía es lo mismo que decir, delicadeza, elevación; mujer equivale á sentimiento y belleza: por lo tanto, delicadeza, elevación, sentimiento y belleza, dotes que poseen la mujer y la poesía, deben ir juntas para cumplir dignamente su misión. Son mas que amigas, casi hermanas.

Es poco menos que imposible concebir la una sin ir acompañada de la otra, porque donde hay una mujer hay poesía, y donde hay poesía existe una mujer.

Josefa Pujol de Collado

Publicado originalmente en:

LA ILUSTRACIÓN DE LA MUJER

Directora: Sofía Tartilan

Madrid 15 de octubre de 1875

Anuncios

Un pensamiento en “LA MUJER Y LA POESÍA

  1. Pingback: LA MUJER Y LA POESÍA | FRANKYSPOILER´SCRT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s